Publicado en el Diari de Sabadell el viernes 17 de diciembre de 2010

El pasado viernes, 10 de diciembre, fue el Día Internacional de los Derechos Humanos. El mismo día, la junta directiva del FC Barcelona anunció la inminente contratación de publicidad en la camiseta del equipo de futbol de la Fundación Qatar, órgano del mismo gobierno de Qatar. A continuación explicamos por qué la peor noticia para los derechos humanos en su Dia Internacional fue que uno de los principales clubs deportivos del mundo acceptara el dinero de un país nada democrático.

Qatar no es un país democrático y no ha firmado la Declaración Internacional de los Derechos Humanos. También ha rechazado firmar los convenios internacionales contra el tráfico de personas y su explotación en la prostitución, y la convención internacional que determina una edad mínima para casarse. Qatar tiene una constitución aprobada en el 2003 en referéndum por el 96’6% de los votantes, de un censo de 85.000 personas entre 1’6 millones de habitantes. Las condiciones para poder votar son innumerables. La paradoja es que hay más personas censadas para elegir al presidente del Barça que personas en Qatar que puedan votar.

En Qatar hay cadena perpetua y pena de muerte, que se aplica colgando o quemando vivo al reo. No hay libertad de expresión e internet sufre censura: este artículo jamás se podrá publicar ni leer en Qatar. Los partidos políticos están prohibidos y no hay libertad sindical. Las leyes laborales dan mucho margen a los empresarios y pocos derechos a los trabajadores. Y son leyes que excluyen a parte de las personas que trabajan, como el empleo doméstico donde las condiciones son de verdadera esclavitud. Como dice el presidente del Barça, en Qatar hay educación gratuita, pero para los pobres y con niñas y niños educados por separado. Y también hay sanidad gratuita, para los pobres y con menos de 2.000 personas entre personal médico y de enfermería para 1’6 millones de habitantes. Catalunya tiene 60.000 profesionales para 7 millones de personas.

La constitución qatarí habla de un parlamento de risa con 45 miembros, 15 de los cuales los escoge directamente el emir. Se anunciaron elecciones para el año 2008. Luego se pospusieron para el 2010, y ahora el gobierno ha anunciado que serán en el año 2013. Por cierto, que la constitución impone elecciones cada 4 años. Esta broma de parlamento redacta y propone leyes que, si no le gustan al emir, no son válidas. El poder omnímodo del emir es absoluto. Él escoge al jefe de gobierno, y no el parlamento.

La vida de las mujeres es particular en Qatar. Puede votar y la constitución reconoce su igualdad. Pero los matrimonios continúan siendo concertados por las familias. Y hay muchas bodas en que las mujeres son menores de edad, aparte de que la poligamia es legal. Pero el divorcio está permitido, también a propuesta de las mujeres. Sólo que ellas lo tienen un poco más difícil que los hombres: ellos tienen suficiente con repetir tres veces ante testigos “ya no eres mi mujer”. Que haya divorcio en Qatar genera una curiosidad: Qatar tiene una de las tasas más altas de divorcio del mundo porque las mujeres, a poco que puede, se divorcian del marido con el que las han obligado a casarse. Los hombres qatarís pueden casarse con mujeres extranjeras. Pero las mujeres qatarís no pueden casarse con hombres extranjeros. También tienen prohibido dirigirse a un hombre en público, ni pueden darle la mano ni dar un beso a cualquier hombre que no sea de su familia. Y el uso del bikini comporta cárcel, salvo que se lleve en las piscinas de los hoteles para turistas. Tener relaciones sexuales fuera del matrimonio implica años de cárcel. Y a las mujeres incluso les puede caer cadena perpetua o de muerte.

Ser homosexual en Qatar puede costar la pena de muerte. En relación con la brutal homofobia en Qatar, Joseph Blatter, Presidente de la FIFA, en lugar de criticarlo ha afirmado que lo mejor que pueden hacer los homosexuales que vayan al mundial de Qatar en el año 2022 es no tener relaciones sexuales. ¿A qué esperar para dimitir este homófobo? ¿Quién es el presidente de la FIFA para determinar quien puede tener o no relaciones sexuales?

Todo es conjunto de datos nos muestra como el mundo del fútbol se rinde al dinero, aunque provenga de dictaduras como China o Qatar. Incluso Pep Guardiola ha tirado por la borda su prestigio al haber afirmado que en Qatar existen todas las libertades. Guardiola ahora ha demostrado no tener ética humana, igual que el Barça. Desgraciadamente, el resultado de un Barça-Madrid continuará siendo la noticia importante. Y continuaremos callando ante todos los abusos contra los derechos humanos que se producen en Qatar y en muchos otros lugares del mundo.

Joan Saumoy i Gregori

Sabadell, desembre de 2010

 

Algunos enlaces interesantes:
Constitución de Qatar

Código Penal de Qatar

Ley laboral de Qatar